Mostrando entradas con la etiqueta viajes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta viajes. Mostrar todas las entradas

Gente, lugares y momentos


(2 / may / 2017) - Desde hace unos meses vivo agobiado. A caballo entre la obligación y una absurda devoción, estoy instalado en un bucle constante de trabajo, trabajo y trabajo. Creo, todo sea por tirar balones fuera, que el entorno en el que me muevo también está igual. Eso exagera, más aún, esta dinámica tramposa que no tiene fin.

Crónica incierta del Mobile (MWC)


(2 / mar / 2017) - Hace unos días escribía en este mismo espacio sobre la ilusión que me hacía asistir al 'Mobile World Congress' de Barcelona seis años después de la primera vez. Las expectativas han quedado colmadas.

Seis años... hola de nuevo Barcelona


(25 / feb / 2017) - Han pasado seis años desde que estuve en el 'Mobile World Congress' de Barcelona por última vez. En esta edición toca repetir. Las sensaciones son distintas, aunque en realidad no lo recuerdo bien. Era un joven ingenuo y gilipollas. Bueno, ahora soy igual solo que mi cabeza alberga ciertas canas.

En un lugar llamado Munich


(19 / jun / 2015) - Cada viaje es único, especial, tiene algo que le hace distinto. Además, un viaje siempre se divide en tres partes bien diferenciadas. La aproximación, o lo que es lo mismo, todo lo que esperas, lo que no, las inquietudes previas… el propio viaje… y el después, la fase en la que digieres la realidad (o imaginación) del viaje.

París, espérame

Hoy cierro el Blog durante unos días. Espero que los poco más de 50 gatos que pasan por aquí a la semana sepan perdonar mi ausencia, pero los placeres terrenales reclaman mi atención, y me debo a ellos.

El próximo destino es París. Nunca he estado, y es de esas ciudades que siempre han reclamado mi atención, al igual que me pasa con Nueva York, Buenos Aires, Tokio, Roma y Londres. De todas esas ya tengo la 'x' puesta en Roma, ahora se la pondremos a París, así que "solo" quedarán cuatro.

El París que me espero encontrar es el de mi cabeza, el de 'Amelie', el de 'Antes del atardecer' y otras tantas... El París bohemio, el de un tipo sentado en una terraza tomando un café y leyendo algo de Marcel Proust o Balzac...

Aunque seguramente el París que vea sea más real, con inmigrantes, trabajadores, turistas ruidosos. A fin de cuentas, qué poder tiene la imaginación.

Con todo esto me despido hasta la semana que viene.

Perdido en Bilbao (y III)

Perder la vista en el cambio de luces que se erizan en lo finito...

Bueno, la verdad es que no hay ganas de poesía. Después de casi 6 horas de tren, las palabras redondas y con sentido literario quedan un poco al margen. Más, cuando se ha vuelto a madrugar, se ha asistido a dos conferencias bastantes sesudas sobre la economía y el sentido de las exportaciones españolas, y para colmo, el tren ha estado un buen rato detenido en la meseta central porque a alguien le ha dado "no sé qué".

En fin, vuelta a la capital de España desde la que dicen es la capital del Mundo. Sin duda, un viaje muy gratificante. Bilbao es una ciudad que añadir a la lista para volver con más tiempo y poder disfrutar de ella. Por todo lo demás, poco más que contar. Se ha ido a trabajar, y eso se ha hecho. Nada de alardes ni búsquedas raras en la noche.

Así pues, nos despedimos hasta el próximo viaje.

Perdido en Bilbao (II)

Seguimos con el diario de Bilbao, y seguimos con esa fina lluvia que todo lo cala.

El día, al menos laboralmente, ha sido bastante productivo. Vamos, que el trabajo que venía a hacer lo he hecho. Sin alardes ni florituras, pero hecho a fin de cuentas.

Y en cuanto a la parte post laboral, un poco diáfano por la dichosa lluvia. Ha tocado paseo por las calles de Bilbao. Turismo en mayúsculas: San Mamés, el casco viejo, el Guggenheim… pues eso, turismo de agencia de viajes, ese que no me gusta mucho, pero que cuando llegas por primera vez a una ciudad se debe hacer.

Por lo demás, poco que contar. Lo cierto es que estos viajes de trabajo no dan mucho de sí, sobre todo cuando no conoces a nadie y, además, estás apenas 24 horas en la ciudad. No obstante, un viaje más, una experiencia que agradecer y profesionalmente una buena oportunidad de hacer más cosas.

Con todo ello, mañana viernes vuelta a la capital de España. Vuelta a la rutina, vuelta a ‘Dirigentes Digital’ y vuelta a la vuelta.

PD. Ojo con las bilbaínas. Me habían hecho comentarios negativos sobre la lucha de las vascas con la belleza, pero es totalmente falso. Siempre se habla de la templanza de la belleza cordobesa y del Sur, de los rasgos de la España sureña, pero después de estar varias horas por la calle puedo segurar que esta es gran tierra, sí señor.

Perdido en Bilbao (I)

Dicen que por el Norte siempre está lloviendo. Pues bien, a partir de ahora me lo creeré. Llevo poco más de dos horas por las nobles tierras bilbaínas y sólo he visto agua, así que el paseo por el Bilbao profundo lo dejaremos para mañana.

Hoy, bueno, lo que queda de hoy lo aprovecharé en escribir esta entrada que, posiblemente, no interese a nadie, y además empezaré con las tareas que a fin de cuentas he venido a cumplir. Para quien no lo sepa, como mi adorable hermana, el motivo de mi viaje a Bilbao es para cubrir en exclusiva la ‘60ª Junta Semestral de Predicción Económica’ llevada a cabo por Ceprede.

Serán aproximadamente media docena de conferencias sobre la predicción económica, su problemática y diversos asuntos económicos más. Vamos, todo muy interesante.

Que conste que no me quejo de nada. Una gran ciudad, a gastos pagados, conferencias muy interesantes… todo lo que un novato del periodismo puede desear. Por ello, lo mejor es empezar a trabajar desde el primer momento.

Así que como este primer día ha sido un poco soso, aunque en 2 horas poco se puede hacer, despido la conexión y mañana esperemos que sea un día bastante más fecundo.

El triángulo mágico


Siete días, más de 1.600 kilómetros y otro puñadito de recuerdos para el saco han sido los culpables de que haya estado apartado, relativamente, del submundo web.

Madrid, Cádiz, Murcia... y vuelta a la capital para empezar una nueva etapa que está más cargada de interrogantes que cualquier informe sobre la solución de la crisis económica.

Al menos mantendremos este chiringuito abierto como vía de escape para decir y desdecir todo aquello que se me pase por la cabeza. Intentado siempre que todo tenga sentido, aunque a veces carezca de ello.
Designed By Blogger Templates