Periodismo de hombre para hombre


(24 / oct / 2014) - Vean la foto que preside este post, e intenten averiguar qué se echa en falta. Para facilitar las cosas diré que se trata de una imagen que ha colgado el diario El Mundo en su perfil de Instagram esta semana con el siguiente mensaje: “La reunión editorial del mediodía. Empieza a prepararse la edición impresa #25ElMundo”. 

¿Ya lo tienen? Sí, reconozco que el sombreado gris ayuda bastante. Tan solo una mujer en la toma de decisiones de la información que sale cada día a la calle en uno de los diarios más importantes de este país. ¡Una mujer entre un grupo de 12 personas! Tras ver la foto surgen en mí ciertas dudas, no sé si razonables o no, sobre el tipo de visión que puede ofrecer El Mundo a todos sus lectores. 

Me explico. Desde mi humilde visión como periodista creo que el trabajo de un profesional del periodismo debería ser, en la medida de lo posible, contextualizar la realidad a través de su interpretación objetiva de los hechos. Es decir, convertirse en los ojos de quien no puede ver de primera mano lo que sucede. Contando con fuentes, una documentación rigurosa, y su propio conocimiento de lo acontecido. 

Así pues, y sin juzgar qué tipo de información hace o deja de hacer El Mundo, tan solo perdigoneo al aire la cuestión de que en esa toma de decisiones sean los contextos de 11 hombres, con sus 11 síntomas de arrogancia, sus 11 visiones masculinas del mundo, y sus 11 interpretaciones fálicas, los que determinen qué se cuenta y qué no. 

A mí personalmente me provoca cierto desasosiego. ¿Qué sucederá en ciertos temas sensibles hacia la mujer o el hombre?, ¿por qué creemos que existe una igualdad que no es cierta y encima la pregonamos? Sinceramente, en un mundo gobernado y destruido por hombres creo que ha quedado suficientemente claro que se necesitan otras visiones, y eso debe ser ya. Más reuniones así perpetúan la incapacidad de haber avanzado como sociedad.