Mostrando entradas con la etiqueta música. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta música. Mostrar todas las entradas

'Despacito': 18 versiones de todo pelaje


(29 / may / 2017) - Se acabaron las dudas. 'Despacito' es el pelotazo musical de los últimos años. Y sí, parece que no le gusta a nadie (y es pésima), pero no hay ser vivo que "suave, suavecito" no la haya cantado. Su influencia ha ido más allá de ser una "canción del verano". Y eso se nota en la cantidad de versiones que tiene, algunas bastante curiosas. Vamos a llamarlo así.

Al 7º día, música

(27 / dic / 2015) - En el último medio año he escrito en este blog lo que antes escribía en un mes. Eso me lleva a una conclusión: cerrar o darle vida. Algo hay que hacer. Tenerlo muerto, sin ganas y casi podrido, no me gusta. El problema es el tiempo, el dichoso tiempo. Desde que en marzo inicié mi aventura en SABEMOS apenas tengo un par de horas libres al día, eso en el mejor de los casos. Además, con estas tonterías de las reputaciones digitales uno se corta a la hora de plasmar bobadas. Nunca se sabe cuándo se puede llegar a ser concejal en el ayuntamiento de Madrid.

Luis Ramiro: amor (y desamor) en los tiempos del 'selfie'

luis ramiro concierto

(18 / mar / 2015) - Hace unos meses no sabía quién era Luis Ramiro. Hoy, cuando tengo el día inspirado, incluso canto alguna de sus canciones mezclando letras y significados. Nunca tuve buen oído, y eso no lo solucionan dos discos escuchados por la mitad.

Eurovision cambiará, pero no mañana

La vida cambia, evoluciona, se sucede ante nosotros de manera rápida, pero no a lo mejor como nosotros quisiéramos. Por eso nos causa algo de nerviosismo que haya cosas que se mantengan en el tiempo, que pasen ante nosotros invariables en su forma y esencia año tras año. 

Queremos cambios, y los queremos ya. Cuando algo no nos gusta, o creemos que ya no va con nuestro estilo, pedimos otra cosa. Pero por desgracia no siempre en la vida sucede lo que uno quiere. Así pues, y si a última hora nada lo remedia, tendremos otro año más de Eurovision

Como cada año, y eso sí que es invariable, se abre un gracioso debate sobre nuestro representante, sobre el papel que desempeña, que si nos votan uno o los otros, que si todo es "política". Cualquiera diría que, supuestamente, Eurovision nos aborrece tanto, cuando durante el mes de mayo se gasta tanto esfuerzo y saliva en hablar de ello. Temas recurrentes, algunos absurdos, otros con gracia, pero siempre una misma cantinela. 

Aquí es donde enlazo de nuevo con el tema del principio: el cambio. La sociedad en su conjunto está demandando cambios en todo, a toda prisa, sin demora y lo mejor posible. Pues bien, queridos amigos, algo me dice que las cosas no evolucionan como creemos en nuestra cabeza. Y es que la falsa ilusión de velocidad que nos ha generado el siglo XX es realmente un espejismo cuando de cambiar un sistema fuertemente establecidos se trata. 

Seguramente dentro de unos años Eurovision no será tal y como es ahora. No voy a jugar a interpretar cómo será, pero estoy convencido de que muy diferente a lo que veremos, por ejemplo, esta noche. Así pues, españoles de España, cálmense, disfruten y pasen un buen rato en vez de criticar y dejarse llevar por si una canción es mala o buena. Si Eurovision tiene que cambiar, lo hará. Pero no será ni en uno, ni en dos, ni en tres años, llevará su tiempo, como todo en la vida. 

En cuanto a 'Eurovision 2013', muy poco que decir. No me gusta nada El sueño de Morfeo y su canción, tanto que ni pienso poner enlace. Por mí volveríamos de disfrutar de Azúcar Moreno, eso sí que fue un gran tema. Por cierto, quedaron en 5ª posición, ahí es nada.

Al 7º día, música

Quizás no sea esta la mejor semana que he tenido en mucho tiempo, pero eso no debe ser motivo para no terminarla con la reflexión acertada de lo que ha pasado, y un grito de ánimo para el futuro.

Lo que ha pasado se resume de una manera muy simple: me he quedado sin trabajo. Eso, que hace años era un contratiempo bastante gordo, se ha convertido, con casi un 30% de paro, en una situación bastante peligrosa. Ya poco se puede hacer, las circunstancias se han dado así, y ahora lo importante es trabajar de cara al futuro para volver cuanto antes a las arenas periodísticas.

Soy consciente de que la empresa será muy complicada. Con un sector en plena recisión, incluso se podría utilizar otro adjetivo más agresivo, y la propia coyuntura económica que invita a bien poco, habrá que salir a la calle y ponerse en marcha.

No obstante no hay miedo. No soy mejor que nadie, pero tampoco tengo porque sentirme inferior a nadie. Estoy formado, preparado, con ganas de aprender, y con muchas ganas de recibir otra oportunidad donde pueda demostrar lo que valgo. Así pues, ha llegado la hora de empezar a moverse... Y como despedida, algo clásico, para recordar que lo bueno nunca debe morir...

Al 7º día, música

Desde septiembre del año pasado no hacía un domingo de esos musicales por este Blog. Lo cierto es que con tantos pájaros en la cabeza no siempre me da tiempo a poder expresar todo lo que siento en este lugar, que es para lo que fue creado.

Entre 'SIN HORA de Cierre', Comunicólogo Social, y el sitio en el que me pagan, quizás paso demasiadas horas escribiendo como para llegar luego aquí y contar pamplinas.

No obstante, desde hace unas semanas estoy reconsiderando de manera muy seria todo mi entorno digital. Quizás nos hayamos dejado perder en este mar de falsa importancia social, creyendo que Internet debe ser el escaparate de lo que somos. De ahí que tengamos que medir cada palabra, cada opinión... Todo con la sensación de que algo o alguien puede observarnos para ofrecernos algo, la oportunidad de nuestra vida, pensamos. Todo eso con el absurdo razonamiento de que por decir en este Blog que tal o cual político me parece patético fuera a influir en lo que soy o mi forma de trabajar. Ok, en cierto modo puede ser así, pero entonces, ¿dónde quedan mi persona y mi libertad? Si solo puedo decir y expresar lo que unos pocos quieren oír, ¿de qué sirve todo lo demás?

Así pues, de ahora en adelante no quiero estar encorsetado. Esta es mi casa, aquí mando yo, mis ideas son mías, para todo lo demás está mi CV profesional, que es lo que hago cuando no estoy en esta casa.

Para despedir la semana, un raro descubrimiento para mí. No es que Russian Red no sean conocidos, es que no se adaptan demasiado a mi persona. Pero me han caído majos.

Lo que nos une

La esperada final de Copa del Rey llegó. Con ella las pitadas, las banderas, los nacionalismos, de uno y otro bando, en definitiva, las payasadas varias. Después de paseos por las Redes Sociales, la prensa, de distintos colores, y en general el pulso de la opinión ciudadana, todos estamos de acuerdo en una cosa: queremos ser felices.

Entonces, ¿por qué gastamos tantas energías en criticar lo ajeno? La obsesión nacional por meterse con el vecino, decir que está mal lo que hacen otros, ver siempre la paja en otro ojo... De verdad nos compensa tanto derroche de energía en "qué hacen los demás".

La libertad, para aquellos que no estén familiarizados con el término, es el acto que empieza en mi persona y termina donde empieza el de la persona que tengo al lado. Para ello nos hemos dotado de unos mecanismos legales que regulan esa capacidad. Por lo tanto, si alguien quiere pitar un himno, que lo pite. Si a otro le gusta salir con una bandera, que lo haga, ¿cuál es el problema? Cómprate tú una bandera más grande y ponla en la terraza de tu casa.

Sinceramente no entiendo la crispación que se está generando contra todo. Además, creo que la situación económica ya es bastante mala como para andar peleados cada dos días. Vamos a remar juntos. Son más las cosas que unen que las que nos hacen creer que nos separa.

Sin ir más lejos, esta noche, tenemos nuestro querido Festival de Eurovisión. Tan viejo como el solo, y tan polémico como nosotros. Por qué no disfrutamos y criticamos mañana a la buena de Pastora Soler. Por qué no reímos, por qué no nos enfadamos de verdad con el asunto de Bankia y las entidades financieras que hayan hecho una mala gestión. Simplemente somos tontos. Nos enzarzamos en cuestiones vanales, absurdas... el fútbol, las banderas, los himnos, que si este ha dicho y el otro ha dejado de decir, un peñón en mitad de la nada...

Somos españoles, vascos, catalanes, asturianos, somos lo que cada uno quiera ser. Con respeto, tolerancia y la conciencia de que hay mayores problemas que resolver. Sigo pensando que hay más cosas que nos unen... Y ahora, todos a apoyar a Pastora Soler, o el que quiera, o a berrearla, que cada uno haga lo que quiera, pero todos juntos.

Un buen rato


Bueno, aquí estamos después de asistir al concierto de Coldplay. Sinceramente, nunca había escuchado más de dos canciones de la banda liderada por... ¿Chris Martin? Ni le conocía.

Pero para esto estamos, ¿no? Aprender cosas distintas, tener la mente dispuesta a nuevas formas... Lo cierto es que sobre los gustos musicales, y los gustos en general, siempre he sido bastante precavido. Me hizo gracia un comentario el otro día en mi Facebook cuando dije de broma que Coldplay era un grupo de chicas. Alguien me dijo que pensaba que yo era más culto. Vaya, ahora la cultura de una persona se mide por conocer o no a Coldplay. Sorprendido me hallo.

Lo que quiero decir es que para gustos los colores. La gente, esa gente, siempre me ha querido mirar por encima del hombro cuando digo que me gustan Malú, Julio Iglesias, la bachata, Andy&Lucas... Ellos que escuchan a REM, Coldplay, Radiohead, o vaya usted a saber el qué. Esos que dicen que escucho música comercial, y digo yo, ¿no suena más veces en la radio Coldplay que Frank Reyes "el Príncipe de la bachata"?

Pues de ellos me rio yo.

Pero no es momento para eso. Que cada cual piense cómo medir los grados de cultura y los gustos personales de cada uno. Sobre el concierto de Coldplay poco puedo decir. Me ha encantado. Mucha gente, mucho ruido, luces... La verdad es que merece la pena. Las Ventas hasta la bandera, gente entregada. Sin duda uno de los mejores ratos que he pasado en mucho tiempo.

Al 7º día, música

Hacía ya bastantes semanas que no me pronunciaba con algo de buena música. Vaya, cuando digo buena, me refiero a que me guste a mí. Porque en este sentido, debo reconocer que no soy un gran degustador ni conocedor.

En otro orden de cosas, debo reconocer que me hallo en estado de estupor al ver la primera clasificación parcial de los 'Premios Bitacoras' y ver cómo este Blog no está. En fin, ya se sabe, estas cosas son un tongo... ;-)

No obstante, seguiré por estos lugares expresando cosas y diciendo insensateces a ritmo de bachata.

Y ahora, os dejo con unos grandes que han dicho basta...

Al 7º día, música

Después de una primera dura semana de vacaciones, llegó el domingo. Lo cierto es que debo ser sincero, no me he adaptado muy bien a las vacaciones. No sé bien por qué, pero no tengo ganas ni de descansar, ni de desconectar.

Lo he intentado. He quedado con viejas amistades, he salido, he entrado, he viajado al pueblico, que eso siempre se agradece, pero no hay manera. Mi única preocupación es pensar en mi trabajo, en el periodismo y la cantidad de cosas que no dejan de suceder a mi alrededor. Sinceramente, creo que un periodista, uno de verdad, al menos, no debe tener vacaciones. Es decir, debe tener días de descanso, ¿pero vacaciones? Vale, llevo sólo 2 años en la profesión, y puede que mi nivel de quemazón sea pequeño, o que estos primeros planes del primer tramo de vacaciones sean peores que los que vendrán en septiembre, pero soy incapaz de perder mi cabeza en otros asuntos que no tengan que ver con la actualidad y lo que sucede en el mundo.

No obstante, y pese a esa incapacidad de desconexión, los tiempos de descanso vienen bien para coger fuerzas.

Así pues, dejo esta cancioncita... suena bien.

Al 7º día, música

Paso.

Aunque ya dije recientemente que no tengo pensado callarme lo que pienso sobre ciertos medios; he dado una nueva vuelta de tuerca y creo que la indiferencia será lo mejor. No por ese miedo laboral a no saber dónde va acabar uno, o quién puede terminar leyendo este Blog, es que directamente creo que leer ciertos "blogs en papel" es una estupidez. Y comentar lo que pone en ellos, más todavía.

Mi querida y admirada Bibiana Aído, lejos ya de la primera fila, les sigue sacando de quicio. Sigo pensando que es por la mezcla de capacidad profesional y belleza, pero ellos lo esconden bajo otros argumentos.

Así pues, a los que se refieren a España con un "páramo" cultural, o comparan, maliciosamente, a los jugadores de la selección española sub-21 con los jóvenes del movimiento 15-M, a todos ello, les aconsejo que un día, frente a una hermosa pradera verde y de colores altivos, piensen en lo que hacen.

Hasta entonces, y para que se les quite el amargamiento interno, dejo esta tema... unos buenos rockeros que nunca mueren.

Al 7º día, música

Vuelvo a mi casa después de una semana de locura y jornadas de trabajo de casi 10 horas que me han dejado sin mucho tiempo para poder escribir un poquito. Aunque desde ya mismo tengo en mente muchas cosas. Así pues, creo que mañana mismo voy a dedicar unos minutitos al coordinador de IU, Cayo Lara.

No obstante, y pese a esta dura semana de trabajo que me ha llevado desde la locura de saber por qué los japoneses no lloran, a la presentación de un nuevo terminal móvil, no puedo faltar a la cita de los domingo y poner un nuevo video musical.

En esta ocasión, y coincidiendo con un campeonato que me llama mucho la atención, el Europeo sub-21, voy a dejar un clásico...

Al 7º día, música

Llevaba yo varios domingos sin poner nada de música, pero el periplo por la España extrema (Bilbao-Murcia) me ha dejado con el tiempo justo.

Aunque hay bastantes sitiuaciones sobre las que necesitaría contar algo, y yo las cuento, pero no tienen porque interesar, creo que lo mejor para despedir la semana es un poco de música. Y es que, los temas en cuestión giran entorno al movimiento 15-M y la pérdida de calidad por momentos, y el otro, sobre mi gran amigo Carlos Cuesta y su manera de hacer que la gente se calle. En fin, dos cuestiones que dan para mucho, pero que a lo mejor, en el fondo, no merecen ni una línea más.

Por ello, y por acabar con "buen rollo", dejo este tema. Se trata de un rap contra el racismo. No tiene desperdicio ninguno, verdades como puños.

Al 7º día, música

Un domingo más con música, y, evidentemente, en esta ocasión el video está más que cantado. No puede ser otro que el de nuestra representante en Eurovisión, Lucía Pérez.

El resultado... un pelín regular. Bueno, para que nos vamos a engañar, quedar en el 23º puesto de 25 participantes es malo, muy malo. Pero como ya predije ayer, es algo que se sabe. El voto por SMS hace de todo menos beneficiarnos, así que yo veo, dentro de la lógica, un resultado normal.

Ahora, un año más, se abre la doble duda: seguir participando o tomarnos un tiempo como por ejemplo ha hecho Italia.

Lo cierto es que no sé... es decir, por un lado creo que debemos seguir año tras año, pese a la realidad del Festival. La cuestión es que es un escaparate para seguir mostrando a Europa nuestra lengua y formas de expresión, por lo que creo que es válido.

Pero por otro lado, y siendo realistas, España debería replantearse muchas cosas tras la victoria de Arzebaiyán. Por ejemplo que con un buen tema sí se puede ganar. El 'Que me quiten lo bailo' no era malo, pero distaba de ser de los mejores. Así que no vale eso de que "se votan unos a otros". Tenemos que hacer mejores canciones, adaptarnos más, y sobre todo, mayor promoción por toda Europa.

Mi realidad sobre Eurovisión


Eurovisión es de esas cosas que se desean o se odian, aunque últimamente la sensación que más ha surgido es la de indiferencia, aunque una vez más, y pase que pase, habrá que apoyar a la candidata española.

Desde hace unas semanas, y como es habitual en este país de cenizos y pesimistas, las voces de apoyo y ánimo a Lucía Pérez, candidata a representar a España en Eurovisión, han sido mínimas.

Pasados los años de euforia con los representantes surgidos de 'Operación Triunfo', y tras un lustro de resultados más que decepcionantes, se entiende que la gente no las tenga todas consigo y vea este Festival como una pantomima de la cual deberíamos salir. Aunque bien es cierto que si por muchos hubiera sido no hubiéramos jugado más mundiales de fútbol, y vaya, el resultado del último no fue malo.

Bien es cierto que en Eurovisión no todo depende el candidato. Es más, las posibilidades reales de ganar está muy lejos de sus manos, ¿pero es motivo suficiente para dejar de creer de antemano? Otra de las frases hechas que se oye cuando se acerca el Festival es que todo esto se trata de “un chanchullo político”. Razón no falta a quienes piensan eso, pero el razonamiento, lejos de estar enmarcado en raras conspiraciones, se basa en el flujo migratorio de los países del Este.

El sistema de votación es el que es, por lo tanto que haya ciudadanos de tu país repartidos por Europa será la clave o no del éxito. Moraleja, muy simple, España tiene una cantidad mínima de ciudadanos repartidos por el viejo continente, por lo que las posibilidades disminuye. Si a esto sumamos nuestra propia responsabilidad de no haber acertado con los candidatos últimamente, la ecuación está resuelta.

Pero no es hora de sollozos y llantos. Hay que apoyar a Lucía Pérez y su ‘Que me quiten lo bailao’ con todas las ganas del mundo. El resultado, salvo milagro ya sabemos cuál es, pero por qué no vamos a confiar en una muchacha como Lucía que va cargada de ilusión y ganas de representar a una bandera y un país.

Al 7º día, música

Acaba otra semana, y lo que es mejor, nos pone en disposición de empezar una nueva que será casi igual de interesante, o más.

Por desgracia, la que concluye me ha hecho tomar una de las decisiones más difíciles que nunca haya tenido que tomar: cerrar 'Sin Hora de Cierre'. Pero bueno, como bien retrata mi compañero y amigo, Antonio Soriano, se ha hecho todo lo que se ha podido.

No obstante, los proyectos, las ideas, las ganas de trabajar, eso permanece, nada cambia. Y con esas, afrontramos una nueva capaña electoral. Sin que sirva de precedente, y pese a que en ocasiones me saca de mis casillas, aquí dejo el enlace de una magnífica entrevista que le han hecho a María Dolores de Cospedal.

Ya, sin más, dejo el video de la semana. No descubro que será una de esas canciones que sonarán todo el verano, y es que el binomio Jennifer Lopez - Pitbull dará que hablar.

Al 7º día, música

Sí, por fin parece que vuelvo a coger el hilo de continuidad para escribir en este Blog, así que vamos a intentar no perderlo.

Como acostumbro los domingos, vamos a poner un poco de música. Hoy, 'Dia Internacional del Trabajo', o lo que es lo mismo, primero de mayo, me he dado cuenta de que abril se ha ido igual que llegó, silencioso y oculto tras las lluvias.

Ha sido un mes que ha salpicado cinco semanas, pero como la Semana Santa se ha metido por medio, y el tiempo tan rastrero que tiende a noquear los sentidos, parece que no hubiera existido.

Y, evidentemente, si un mes de abril desaparece es conveniente preguntarle al maestro Sabina qué ha sido de él...

Al 7º día, música

Hacía ya bastante tiempo que no traía algo de música por este santo lugar, así que, siguiendo la tradición de los domingos, por qué no un poquito de música.

Hoy traigo algo de eso que han dado en llamar rap-flamenco... vamos, que ni es rap, ni es flamento, pero para terminar la semana con algo de arte, pues sí viene bien.

Haze
con Andy & Lucas... Recomendación del musicólogo de mi hermano. El resultado final no es malo, así que invito a todo el mundo a esuchar un poquito de música y empezar la Semana Santa como debe ser: con alegría.

Al 7º día, música

Acaba otra semana en la que he autoincumplido mi propia palabra sobre tener este lugar más actualizado, pero en serio, después de reirme mil veces de las personas que hablan de no tener tiempo, ahora sí soy capaz de entenderlo.

Escribir, sigo escribiendo, sólo que lo hago para el sitio que me paga. Esta semana he hablado sobre la ausencia de Pérez Rubalcaba, la metedura de pata del consejero de Transporte de la Comunidad de Madrid y el terremoto de Japón.

Una vez más, hoy domingo, intentaré hacer propósito de enmienda personal e intentaré actualizar casi todos los días.

Pero bueno, centrando el asunto musical del domingo, lo mejor para esta semana, y con el recuerdo del 11-M en la cabeza, dejo este tema...

Al 7º día, música

Después de un largo parón en el Blog, y por ende estos domingos musicales, hoy quiero dejar un tema de Pastora Soler que me hace reflexionar sobre lo importante que es demostrar las cosas día a día.

Además, cierro la semana con lágrimas en los ojos después de ver el documental 'Hermanos y enemigos' en el que Vlade Divac habla abiertamente sobre su relación con Drazen Petrovic y lo que supuso la guerra de las Balcanes. Lo aconsejo al 100%, porque es raro que después de verlo no tengas la sensación de que el odio y el rencor pesan demasiado.


Designed By Blogger Templates